Misión, visión y valores

Misión

Jesús-María es un centro católico, que promueve la formación integral de los alumnos de acuerdo con la formación cristiana del hombre, de la vida y del mundo, y que participa activamente en la transformación y mejora de la sociedad: tenemos una visión esperanzada de la tarea educativa.

La nuestra es una pedagogía preventiva, arraigada en nuestros orígenes, que nos hace acercarnos a nuestros alumnos para orientarlos y motivarlos.
Por eso ofrecemos una educación integral, abierta, crítica, accesible a todos, y que promueve el desarrollo de todas las dimensiones de la persona: física, afectiva, social, intelectual, ética y trascendente. La nuestra es una pedagogía personalizada, con especial atención a los más necesitados.,

Trabajamos para crear un ambiente familiar, con un estilo sencillo y acogedor, y donde se favorece el trabajo en equipo y la participación de todos los miembros de la comunidad educativa.
Estamos abiertos al mundo, integrados en la realidad social y cultural de nuestro tiempo y de nuestro entorno, promoviendo una actitud solidaria y responsable.

Visión

En un mundo en cambio constante, nuestro colegio tiene que estar constantemente preparado para dar respuesta coherente a los nuevos retos educativos que se nos están presentando. Por ello estamos obligados a potenciar la formación permanente y la cualificación del profesorado, la innovación educativa, a mantener y mejorar la calidad en las relaciones humanas entre el profesorado, las familias, los docentes y PAS, y a potenciar un clima escolar de encuentro, trabajo y diálogo. Tampoco podemos olvidar la necesidad de estar preparados para unos nuevos tiempos de convivencia de culturas y de religiones, donde hay que mantener una actitud de compromiso social y cristiano.

Jesús-María Sant Gervasi ofrece una formación de calidad.

Valores

Nuestra trayectoria como escuela nos reafirma en la idea de que nuestro trabajo se fundamenta en una serie de valores que podemos encontrar en cada una de nuestras actuaciones:

El valor de la interioridad, que nos lleva a reflexionar antes de actuar, a tomar conciencia de nosotros mismos y la relación con el entorno y con Dios.

El valor de la paz y la convivencia, que nos ayuda a vivir teniendo en cuenta el diálogo, la cooperación y el perdón.

El valor de la justicia y la solidaridad, que nos lleva a rechazar la violencia, la explotación y la venganza, en un esfuerzo por construir un mundo mejor.

El valor de la acogida, que nos permite aceptar al diferente, y nos ayuda a abrirnos a otros contextos, otras culturas y otras religiones.

El valor de la libertad y el espíritu crítico, que nos prepara para tomar decisiones y para aceptar nuestras responsabilidades y limitaciones

El valor del esfuerzo y la responsabilidad, que nos da capacidad para ser autónomos y también para trabajar en equipo.